¿De dónde surge la idea?



La idea de crear estos espacios surgió en Holanda, a mediados de los años 70 del pasado siglo, en el Centro de Hartenberg, por el ingeniero Ad Verheul y otros compañeros para llenar de actividades novedosas y atractivas el tiempo de ocio de personas con importantes discapacidades. Allí existe un vocablo que los define: Snoezelen. Dicho vocablo proviene de las palabras noruegas snuffelen que significa oler y doezelen que significa somnolencia, por lo que las dos juntas sugieren una sensación indefinible de languidez. Desde entonces se han extendido, primero por los países nórdicos y luego por una buena parte de Europa y de otros continentes.

Estas aulas se pueden definir como espacios con un especial tratamiento de la luz y el sonido y con equipamiento y materiales específicos, que ayudan al reencuentro con sensaciones primitivas, holísticas, intensas, de alto contenido emocional para generar respuestas adaptadas.

La población diana es la que presenta discapacidades muy importantes, pero también se pueden beneficiar de su uso niños y niñas de Educación Infantil, personas adultas y ancianas con algunas enfermedades relacionadas con trastornos del tono, del movimiento, de las emociones o de la memoria.

Las intenciones educativas que han guiado la puesta en marcha del Aula del Colegio Gloria Fuertes, en el año 2002, se concretan en estos dos grandes objetivos:

• Facilitar el acceso, a través de la organización senso-perceptiva y de las experiencias corporales primarias, a la comunicación individualizada en alumnado con discapacidades importantes.
• Posibilitar la vivencia corporal, a través de la relajación y la calma, para sentirse mejor en su dominio de acción y en su comportamiento tónico-emocional.

Área Privada

  • Nombre Usuario:
  • Contraseña: